Aceite de coco

Cristina Lozano BIO Comentario: 0 Golpear: 192

El aceite de Coco

Hace no mucho hablamos del aceite de palma. Si recordamos, se trataba de un aceite vegetal muy característico por su composición, con una gran proporción de ácidos grasos saturados. Hoy vamos a conocer uno de sus primos, que sin embargo es bastante diferente: el aceite de coco.


Este aceite proviene de la carne del fruto del cocotero y también es mayoritariamente saturado, aunque de forma bastante distinta. Si bien el de palma contiene hasta un 40% de ácidos grasos saturados, el de coco tiene más de un 80%.
En este caso, el ácido graso mayoritario se llama ácido láurico. De hecho, de este 80% de grasa saturada, casi el 50% corresponde al ácido láurico, por lo que no es difícil adivinar que las bondades que pueden atribuirse al aceite de coco provienen de este. Por ello, se ha estudiado numerosas veces en busca de los efectos que el ácido láurico ejerce en nuestro organismo. Aquel mito de que todas las grasas saturadas son terribles para nuestra salud quedó atrás hace mucho, y este es un buen ejemplo: el consumo de algunas de ellas, y en concreto de este ácido láurico, ha demostrado reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, aumentando la cantidad de HDL, o “colesterol bueno” en nuestro sistema circulatorio.


Además de esto, a nivel deportivo el aceite de coco es un buen proveedor de suplementos de ácido láurico junto con otras grasas, a las que denominamos “ácidos grasos de cadena media”. Dentro de nuestro organismo, estos componentes se metabolizan de una forma algo peculiar que va a provocar que durante el ejercicio se consuman de forma inmediata, igual que lo haría un carbohidrato, que es la fuente de energía rápida por excelencia. Los suplementos de estos ácidos grasos se utilizan precisamente antes de sesiones especialmente intensas.


Debido a todo ello, incorporar el aceite de coco en nuestra dieta o para nuestros entrenamientos puede ser una buena idea si nuestro objetivo es conseguir aporte de ácido láurico y otros ácidos grasos de cadena media.


Eso sí, que el aceite de coco tenga ciertos beneficios para nosotros, no significa que tenga todas las propiedades que últimamente se le atribuyen. La historia más extendida, seguro que la habéis oído, es que ayuda a adelgazar, gracias al metabolismo de los ácidos grasos de cadena media. La realidad es que el aceite de coco es, como su nombre indica, un aceite, y estos alimentos son sustancias líquidas o sólidas compuestas fundamentalmente por grasas. Las grasas, buenas o malas, son los nutrientes con mayor valor calórico. Así que, dentro de un plan de adelgazamiento abusar de aceites nos va ayudar a muchas cosas a nivel corporal, pero desgraciadamente no a perder peso. A pesar de que los ácidos grasos de cadena media se gastan rápidamente y se acumulan en el cuerpo menos que otras grasas, si tomamos una cucharada de aceite de coco y nos sentamos a descansar, de poco nos van a servir.


Si os gusta el aceite de coco, ya sabemos que no hay razones para renunciar a él, y que incluso puede ser una ayuda para los lectores más deportistas. Y si no lo has probado, ¡dale una oportunidad!

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre